martes, 23 de septiembre de 2014

Viaje a Bretaña (continuacion 3·)


Ya os he dicho que en Saint Malo estuvimos 4 días y desde allí no podiamos dejar de visitar  El Monte de Saint Miche,Cancale y Ploumanach, además de otras ciudades como Dinard que nos llamó la atención su belleza y su catedral.

Saint Michel
En primer lugar, el Monte Saint-Michel es un municipio francés situado al suroeste del departamento de la Mancha en la región de Baja Normandía. Su arquitectura y su emplazamiento lo han convertido en el tercer lugar turístico más visitado de Francia (por detrás de la torre Eiffel y del Palacio de Versalles con cerca de 3,5 millones de visitantes cada año. Además, está clasificado en el Patrimonio mundidal




de la Unesco.

El Monte Saint-Michel se alza en el centro de una inmensa bahía bañada por las mayores mareas de Europa. En el límite entre Normandía y Bretaña la bahía del Monte Saint-Michel, con una superficie aproximada de 500 km2, es la mayor superficie francesa de prados salados y de pólders. Destaca por las enormes diferencias que presenta entre la marea baja y la marea alta (hasta 15 metros en periodo de marea viva). Ofrece una gran diversidad de medios naturales y cuenta con una fauna, una flora y una luminosidad excepcionales.
Las mareas de la bahía del Monte Saint-Michel impresionan y no sin motivo: con una amplitud de cerca de trece metros los días de mayor coeficiente, el mar se retira a gran velocidad en una decena de kilómetros pero regresa con la misma velocidad. La expresión francesa que lo define es «qu'elle revient à la vitesse d'un cheval au galop» (vuelve a la velocidad de un cabello al galope). A día de hoy, el Monte Saint-Michel sólo queda rodeado por las aguas en las grandes mareas de equinoccio, es decir, cincuenta y tres días cada año, tan solo durante unas horas. Para devolverle su estado original, en 2005 comenzaron obras de rehabilitacióno que permitirán, para 2015, que ¡el Monte Saint-Michel vuelva a ser una isla!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada